viernes, 4 de noviembre de 2011

Sexo, drogas y soniditos de tragaperras

Esta entrada va a ser un reto para mi, porque voy a escribirla solo con una mano. No es decisión propia, es que alguien a decidido secuestrar mi mano para abrazarla mientras se echa una siesta. Al menos es la izquierda... 
Son las 16:14. A ver cuanto tardo en escribir la entrada.

Mis aventuras de esta semana comienzan donde las dejamos: Atlantic City!
Fuimos solo para una noche. La intención era ir de fiesta salvaje, jugar a las tragaperras, ir a un streaptease y dormir lo menos posible.
Como esta vez eramos solo dos personas el viaje en coche fue muy light. También hay que decir que solo eran dos horas de viaje.
Para los que no estén muy puestos en geografía New Jersiana, AC es una especie de las Vegas pero a lo pequeño y cutre. Que aún así mola, no os penseis, pero dicen que no llega ni a la suela del zapato.
Llegamos al hotel sobre las 8/9. Era un Hilton chachi de la muerte. Nos vestimos y cenamos. Y aunque el hotel tenía casino, fuimos al Caesar Palace, que es el que tiene fama y prestigio en las Vegas.
El casino era mega gigante. Fuimos a las maquinas de 1centavo. Que como el nombre indica, cada apuesta es un centavo. La apuesta de los pobres.

Lo guay es que cuando estás jugando te sirven bebidas gratis. Por lo que por 7 dolares que jugué, bebí 3 cervezas, un long island iced tea y un strawberry no se que. Not bad!
Yo de 7 acabé ganando un dolar. Pero mi amigo acabó con más dinero del que empezó. Las maquinas le adoran.
Cuando nos cansamos de los soniditos de las máquinas (es un decir, porque a mi este tipo de ruiditos me encantan. Me recuerdan a los juegos de 8bits...), salimos del hotel y un tío nos dijo de ir en limusina  a un streaptease.
Se ve que en las Vegas, te llevan gratis en la limo hasta el club, y además hay bebidas dentro. No fue este el caso...
El streaptease club fue... interesante... Y cuando digo interesante es un poco perturbador.
Las chicas estaban en forma, pero eran feas a matar y o estaban como un palo o estaban bastante pasadas de peso; no había un termino medio. Eso sí, el baile en la barra me dejó alucinada. Cada una mejor que la otra.
Pero no fue muy agradable. Solo estabamos nosotros dos, un viejo asquerosillo que daba muy mal rollo y dos tíos que desaparecieron.
Me contó mi amigo que me iba a pagar un "lap dance" (hombres... xD), pero que se ve que en ese club te llevan a una habitación privada para hacerte el baile y que si él quería mirar que tenía que pagar también. Osea que pagaría dos por uno. Así que no hubo bailecito erótico-festivo...
Pero, puse un par de billetes en tangas.
Feel like a creepy guy!

Despues de eso, nos fuimos a otro casino. El Tropicana. Este si que era el que mola.
Lo que es el casino era enoooooooorme. Y después tenía un montón de clubs en otra sección. No fuimos a ninguno porque a mi amigo no le apetecía bailar.
Aunque fue una noche divertida, me decepcionó un poco el ambiente. No había mucha gente, los que habían era gente mayor y todos en chandal y tan panchos. Yo quería un poco más de fiesta.
Llamadme loca.

En el viaje de vuelta se me cruzó que quería ir a un típico diner de carretera.
Lo fuerte es que nos topamos con uno. La próxima vez desearé un fajo de billetes y a Jon Kortajarena haciendo autostop.
El diner una pasada. Tal como en las pelis con la camarera simpática. Además era simpática de verdad, tenía algo que hacía que te sintieras super relajado hablando con ella.
Yo me pedí una super hamburguesa y él se pidió una "omelette". Y de postre TORTITAS!!!
La waitress nos recomendó las chocochips tortitas. Que vienen echas con trocitos de chocolate, y cuando las ponen a la plancha se derriten y las tienen ahí calentitas y supurando chocolate. Mmmmm!
En serio, ahora nos hemos hecho adictos a las tortitas. Las desayunamos cada día. Aunque no es lo mismo, porque esas eran caseras y no habrá quien las sustituya.
Se nos ocurrió cuando nos habíamos ido que podíamos haber comprado unas cuantas, porque la tenían ahí expuestas y seguro que se podía comprar. Somos tontos...

El sábado fui a una fiesta de Halloween! Mieeeeen!
Sin más, no fue una fiesta muy especial. Pero me moría de ganas de disfrazarme. Están las fotos en el fb. Fui de cherleader, que es muy americano. 
Iba a ir de Super Girl, como dije por aquí. Pero tuve problemillas técnicos y el disfraz me llegó al día siguiente de la fiesta.
Así que supongo que se queda para el próximo Carnaval o algo así.
El verdadero día de Halloween estaba por ahí dando vueltas con la bici y vi a los jodidos niños haciendo el Trick o Treat.

Que por cierto, ese mismo día me perdí con la bici. Acabé en la ruta 1, que es la highway principal de por aquí. Al final encontré un supermercado, y ellos me dieron la dire de una biblioteca.
Y de ahí conseguí contactar con alguien para que me rescataran, porque se había hecho de noche... Brrr!
Mis peores experiencias aquí han sido con la bici, desde luego.

Domingo y miércoles fui al cine.
Que caro es aquí. Mucho más que en España. Y ya es decir.
Esta vez sí probé las palomitas con mantequilla. Que por lo visto esto llevó a confusión la última vez que lo expliqué en el blog.
No es palomitas con sabor a mantequilla como las hay en España. Aquí te dan las palomitas, y tienes aparte un dispensador de mantequilla. Tú a tu libre elección te pones mantequilla fundida. Es asquerosito y es otro paso más a mi ataque de corazón. Pero me puse, y está que te cagas de bueno...

Ayer fuimos a un bar "typical american". Tenían una pantalla gigante, y luego un montón de pantallas pequeñas. Más o menos una por mesa. Que uno se pregunta: ¿para que? A quien le importa, son americanos... ¡Les gusta gastar!
El ambiente era super guay. Creo que eramos los únicos extranjeros. Los tios eran tiarrones gigantes con camisetas deportivas, las cervezas se sirven en jarras, las camareras tenían las tetas más grandes que su cabeza...
Justo era las noches de las alitas. Y estaban a 35centavos la "tapa". Pero yo me pedí una pizza, porque como habréis deducido con este blog, yo soy una chica de buen comer.
Este sábado volvemos para celebrar mi despedida forzosa. =(
Llevaré la cámara esta vez, porque es difícil explicar la grandiosidad de ese sitio.

Y eso es todo por esta semana, boys and girls.
Son las 17:41. Eran las 16:14 cuando he empezado. Así que he tardado una hora y 27 minutos en escribir todo esto con una sola mano.
Supongo que no esta mal. Lástima que no haya un juez de carreras por aquí cerca para asesorarme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada